Noticias

Solucionamos Innovando

En la agricultura no solo se debe sembrar, regar y cosechar frutos, sino también cuidarla de cualquier plaga de insectos o cambios climatológicos, porque son una amenaza a los cultivos enteros y podrían causar pérdidas millonarias.

Existen algunas empresas que se dedican a la venta de productos para el campo, pero éstas proveen de químicos, fertilizantes, producción masiva de fumigantes, entre otros que son perjudiciales para el cultivo.

Sin embargo, en Gruindag International nos enfocamos en diseñar fórmulas sustentables y a la medida de las necesidades de cada cliente.
Desde hace 12 años, nuestros fundadores, Pedro Zarur y Armando Tortoledo, tuvieron claro desde que empezaron a diseñar su plan de negocios que la diferencia sería su valor agregado.

Nuestra compañía busca hacer productos diferentes de los que fabrican las demás empresas, porque cada planta requiere una alimentación especializada según sus características, de la salinidad del suelo donde se cultivan, de las variantes de temperaturas de la región, etc.

Nuestros ingenieros y técnicos acompañan a nuestros clientes en el siguiente proceso:

  • Antes de sembrar, hacemos un diagnóstico desinfectando el suelo
  • Ya en la cosecha, proporcionamos alimento y fertilizantes a la planta para que dé frutos
  • En la post cosecha, vamos a condicionar de nuevo el terreno.

Hemos diseñado casi 3,000 productos bajo cuatro líneas de negocio:

  1. Agricultura. Representa el 70% de nuestras ventas y nuestros productos son fumigantes, fungicidas y mejoras de suelos, fertilizantes, enraizadores, engordadores, maduradores de frutos y activadores de desempeño, así como productos químicos y biológicos para el control de plagas y enfermedades en los cultivos
  2. Industria. Incluye antiespumantes, dispersantes, desincrustantes, fungicidas, bactericidas, inhibidores de corrosión y sanitizantes aplicables en las industrias de petróleo, papel, pintura, cemento, textiles, cuero y tratamiento de aguas industriales y recreativas (albercas). El 70% de las piscinas de México y Centroamérica reciben tratamiento con nuestros productos. Además, la planta nuclear de México en Laguna Verde trata su agua congénita para enfriar el reactor nuestros productos
  3. Canal moderno. Suministramos a cadenas de autoservicio con productos como: jabones líquidos, gel antibacterial y fertilizantes para jardinería
  4. Inocuidad alimentaria. Desinfectantes y jabones líquidos para empaques agrícolas, industrias alimenticias, hospitalarias y restaurantes

También, estamos incursionando con nuestra línea para encontrar soluciones a los grandes problemas del sector.

Acento ecológico

Los productos agrícolas que fabricamos en Gruindag son 100% amigables con el medio ambiente, biodegradables, inocuos y saludables. Contamos con más de 10 registros orgánicos con certificación OMRI, y estamos en proceso de certificar más.

Las demás líneas que tenemos poseen esta característica ecofriendly. Los jabones industriales y lubricantes son de base agua y no usan solventes. De igual forma, han desarrollado productos para desinfectar desde manos y frutas hasta herramientas de corte, zapatos, empaques y bandas de transportación.

En Gruindag mantenemos una filosofía de cuidado y respeto al medio ambiente. Nuestras seis plantas químicas en Cuautla, Morelos, y nuestro centro de innovación en Culiacán, Sinaloa, utilizamos lo menos posible productos que impacten negativamente al ambiente; reciclamos el agua para no contaminar el suelo, reutilizamos contenedores y PET.

Procuramos la iluminación natural y no emitimos gases a la atmósfera, pues toda maquinaria y equipo son eléctricos.

Estas acciones, junto con nuestros programas de apoyo a la comunidad, nos han valido obtener por seis años consecutivos el certificado de Empresa Socialmente Responsable (ESR).

Fuente consultada:
Entrepreneur